10 razones para no preparar oposiciones

Sobre Oposiciones

08 febrero 2023

    Así de primeras, al leer el título de este artículo, quizás puedas pensar que estamos exagerando y que, a la hora de enfrascarte en preparar tu oposición, todo va a ser un camino fácil y que pronto conseguirás ser un funcionario/a. Sin embargo, la realidad es bien diferente y te toparás con muchos obstáculos; por ello, a continuación, queremos darte una dosis de coherencia para que conozcas todos los motivos para no opositar o que te lo pienses bien antes de empezar.

     

    ¿Preparado/a para la realidad del opositor/ra? Vamos con las 10 razones para no preparar oposiciones

    Empezaremos por el mar de dudas que pasan por la cabeza de quien decide opositar siendo la primera la elección de la oposición a la que te presentarás.

     

    ¿A qué oposición me presento?

    Que te decidas por una oposición u otra en función de tus gustos y tu verdadera vocación es lo primero que deberías de tener claro.  Ten en cuenta que, si vas a emplearte a fondo en tu preparación, por lo menos debes estar plenamente seguro/a que ese empleo es al que querrás dedicarte toda tu vida.

    No valdrá el ahora oposito para esto, luego para lo otro. Mejor es que te centres y sepas tomar la decisión adecuada aprendiendo a escoger bien desde el primer momento. Decisión que, siendo sinceros, te costará tomar.

    Además, ten en cuenta también que la variedad de elección por una u otra oposición dependerá en gran medida de la titulación o estudios previos que presentes. Por ejemplo, si quieres ser policía deberás como mínimo tener el título de bachiller o equivalente, para empleado de correos el graduado escolar, o si decides apostar por una oposición del grupo A, una formación universitaria.

    Entonces, si decides invertir tu tiempo en cualquier oposición deberás conocer también si puedes presentarte a ella cumpliendo con los estudios previos requeridos o con los requisitos propios de la convocatoria. De nada sirve querer si no hay posibilidades en ese momento, porque de ser así quizás debas completar tus estudios antes de opositar.

    Ahora bien, cumples los requisitos y sabes que oposición es la elegida para tu vida, pero empiezas a estudiar y notas que algo va mal.

     

    Tengo problemas con mi temario

    ¡Horror! Te das cuenta que el temario no te agrada y comienzas a pensar que quizás te hayas equivocado en tu elección.  La verdad es que esto te puede pasar y tendrás que tener confianza y salir al paso, porque, si no, habrás perdido tu tiempo hasta el momento —de ahí la importancia del punto anterior—.

    Ten en cuenta que hay partes de temario que quizás no tragues ni con cola como puede ser la legislación, pero otras, que sí podrás estudiar airosamente. Entonces, cabe que plantees: ¿tendré la fuerza y seguridad suficiente para continuar con mi oposición?

     

    Temario desactualizado

    Otro punto negativo con el que te podrás topar es que quizás el causante de la inseguridad sea el propio temario. ¿Qué quiere decir esto, qué te intentará asesinar o algo parecido? No, no hablamos de eso, sino de que notas que está incompleto o peor aún, que no está actualizado y esto sí puede ser un gran problema a la hora de la verdad.

    Estudiar por unos temas obsoletos, ya sea en cuanto a normativa o preguntas propias de la oposición, te traerá un auténtico dolor de cabeza en el examen. Habrás perdido tiempo con el estudio de información que de nada te servirá e incluso que podrá confundirte más adelante aún si eres capaz de solucionarlo.

    Por lo tanto, deberás estar pendiente de las últimas novedades y posibles cambios que haya sufrido tu oposición en cuanto temas. Toda esta tarea de revisión puedes hacerla por ti mismo/a, pero si cuentas con una ayuda extra, como puede ser nuestra academia especializada en oposiciones, te ahorrará tiempo y esfuerzo.

     

    No me da tiempo a estudiar todos los temas

    El “no me da tiempo” parece ser la típica frase que escucharás de cualquier estudiante, pero es que, siendo opositor u opositora, es una gran realidad.

    Tendemos a pensar que a mayor número de temas tenga una oposición, más tiempo nos exigirá su preparación, y en parte es una realidad. Pero, el tiempo del que disponga uno mismo, por sus circunstancias personales, también cuenta a la hora de organizarse.

    Es cierto que, por ejemplo, oposiciones como registrador de la propiedad con 372 temas te requerirá un esfuerzo de estudio mayor porque te costará retener en la cabeza toda esa información y tendrás que repasar constantemente con el tiempo que esto conlleva.

    Otras, como son las oposiciones a correos, destacan por ser de las que menos temas tienen, pero aun así es primordial que te organices.

    Lo más recomendable es estudiar todos los días, por eso te preguntamos: ¿tendrás tiempo para hacerlo y más todavía, únicamente tendrás ojitos para tu oposición?

     

    Necesitas una preparación física y mental

    razones para no opositar preparacion fisica mental

    Otra aseveración muy común a la hora de estudiar es el “no me concentro”. Quizás hayas perdido el hábito del estudio bien por trabajo, familia y te cueste más tener el foco. Deberás ser fuerte y ponerte con ello. Por eso, deberás tener unas pautas en tu modo de vida que te repercutirán positiva o negativamente según las cumplas o no. Te enumeramos algunas de ellas:

    1. Un hábito fundamental para tu preparación es que descanses bien porque si no es imposible que te concentres y que saques adelante el temario. Por lo tanto, presta atención a tu rutina de sueño, y quizás tengas que olvidarte de trasnochar por una temporada. Al menos, ¡hasta que apruebes!
    2. Tu alimentación deberá ser equilibrada con los nutrientes necesarios para que tu cabeza funcione a pleno rendimiento. ¡Nada de pegarte atracones!
    3. Practica ejercicio moderado. Por ejemplo, ponerte pequeñas metas tras terminar de estudiar te ayudará a sentirte más motivado y también a romper con la monotonía de estar tantas horas sentado.
    4. Evita la ausencia de motivación ya que es un gran problema, como opositor/ra siempre deberás tener mente ganadora. Decirlo es fácil, pero hacerlo ¿cómo? Ayúdate de un plan de estudio con un horario fijo marcado en una agenda, y que te recuerde que si no lo cumples habrás fallado. Realiza lo que sea, pero que te haga salir adelante ¿Podrás?

    Del mismo modo, ciertas oposiciones como son las de Bombero o Fuerzas del Estado presentan un examen físico que deberás superar y, para ello, tendrás que estar en forma por lo que los puntos anteriores aun serán más importantes para ti.

    Entonces, deberás entrenar y estudiar a la vez, algo que requiere de tiempo y ¿qué más? Así es: ¡Muuuucha perseverancia!

     

    Larga espera de la convocatoria

    Entonces, ya has logrado escoger tu oposición, has conseguido un hábito de estudio, pero tictac, tictac, el tiempo pasa y el examen para tu oposición no acaba de convocarse. Esto es un problema, porque, por una parte, esto acaba desesperando a cualquiera y causa inseguridad, y, por otro lado, el temario lo tendrás eternamente a tu lado repasando una y otra vez; como si del día de la marmota se tratase.

     

    Para evitarlo, tendrás que informarte previamente si hay convocatorias a la vista y calcular el tiempo de espera y si te da tiempo a estudiar. O simplemente esperar y tomártelo con calma, algo no apto para todo el mundo.

     

    Preparar una oposición cuesta dinero

    Como te comentábamos antes, mientras esperas a que se convoque tu oposición y vas estudiando, el tiempo pasa y tendrás que enfrentarte a numerosos gastos. Si no tienes trabajo o te resulta imposible por el motivo que sea compatibilizar tu estudio con tu empleo, entonces tendrás recurrir a tus ahorros o la ayuda de tus familiares. Y, a decir verdad, en los tiempos que corren no todo el mundo cuenta con este apoyo. Entonces, reflexiona sobre cuál es tu caso y que alternativas tienes a la hora de convertirte en opositor u opositora.

     

    Aprobar no es suficiente. La nota cuenta y mucho

    A la hora de presentarte a una posición evidentemente no serás la única persona, habrá multitud de candidatos y candidatas con los que tendrás que competir.  En cada convocatoria, dependiendo de la oposición a la que te presentes, habrá un número determinado de plazas y para conseguir una de ellas no te bastará únicamente con aprobar, la nota juega un papel determinante.

     

    Así pues, que haya más vacantes no significa que vaya a ser más fácil conseguir una porque también el número de personas que se presenta puede ser mayor.

    Además de competir contra ti mismo/a durante todo el proceso preparatorio, tendrás que luchar para ser mejor que el resto de personas que se presentarán a tu mismo examen o exámenes.

     

    ¿Podrás soportarlo?

    Nuestro consejo es que si te propones obtener la mejor puntuación desde el primer momento en que te presentas a la oposición, obtendrás la recompensa más rápidamente y gastarás menos esfuerzo, tiempo y dinero en alcanzar ese trabajo para toda la vida que tanto anhelas.

     

    ¿Y si suspendo el examen?

    suspender examen razones para no suspender examen

    Ha llegado la hora de conocer tus calificaciones, recuerdas como habías salido con buenas impresiones del examen, estabas convencido que para un cinco te daría, consultar las listas de cientos de nombres y ahí está tu nota: ¡Horror! Has suspendido…

    De repente, notas un sentimiento de pesar en el estómago y piensas no puede ser, con todo lo que me he esforzado, tanto a lo que renuncié y ahora vuelta a empezar. Esto realmente es muy duro para cualquier persona y más aún si suspendes varias veces.

    ¿Sabes realmente cuántos de estos sentimientos podrás soportar? Conocer tu fuerza mental para sobrellevarlo y continuar apostando por tu sueño es muy importante.

     

    Llevo años preparando mi oposición, pero no lo consigo

    Imagínate que ya lo has intentando en innumerables ocasiones, pero todavía no has logrado conseguir ese trabajo a pesar de que te esfuerzas y haces todo lo que puedes. Lo normal será que empieces a perder la motivación y te frustres en tu día a día. Incluso puedes llegar a abandonarlo una temporada y retomarlo por periodos.

    Y la verdad, no todo el mundo es válido para esa tortura. Así que antes de lanzarte a estudiar cómo te decimos siempre, piénsatelo dos veces.

     

    Todo el mundo te pregunta qué tal llevas la oposición y esperan lo mejor de ti

    Cuando estás opositando en general tus allegados están al tanto y te preguntan cada cierto tiempo cómo lo llevas, cuándo es el examen, cuándo tienes el examen, si estás nervioso/a, cuántos temas has estudiado… cómo te ha ido en definitivas cuentas y cada vez que te ven… ¡esto es agobiante!

    Además de la presión que te causará tu oposición tendrás que lidiar con la presión social y esto puede desesperar e incluso desanimar a cualquiera. Por ello, tendrás que asumir que no siempre podrás satisfacer a todo el mundo con tus resultados y que lo primero deberá ser tu seguridad y confianza.

    Eso sí, una vez lo consigas, al menos tendrás una fiesta de todos aquellos que te preguntaban y podrás celebrarlo a lo grande.

     

    Lo has conseguido, eres funcionario/ra, pero…

    Al fin lo has logrado, has podido llegar a la meta y ahora es momento de empezar a trabajar. Comienzas en tu preciado puesto de trabajo, pero notas que aun te falta mucho por aprender porque todo lo estudiado a la hora de la práctica cambia. No desesperes y mantente con ilusión porque como empleado público deberás dar lo mejor de ti y tratar con muchas personas que precisarán de ti. La predisposición y el buen hacer serán el pan de cada día de un buen funcionario/ra.

    También puede ocurrir que el trabajo te resulta aburrido, incómodo o no es lo que esperabas, y piensa que será el mismo empleo para toda la vida. Las personas no son las mismas durante toda su vida porque su personalidad es variable con el tiempo. Puede ocurrir que, sin saberlo, ese trabajo tan anhelado para ti anteriormente con el paso del tiempo ya no te guste porque tú has cambiado. Entonces, ¿realmente lo tendrás realmente claro a la hora de prepararte?

    Sabiendo todas estas razones. ¿Todavía quieres opositar?

    La mayoría de personas han abandonado la lectura de este artículo casi en el primer párrafo, sin embargo, tú te has mantenido firme hasta el momento, así que solo podemos decirte ¡Enhorabuena! Tienes una actitud cien por cien ganadora, y todo lo que te propones sabes que lo conseguirás.

    Perteneces al apenas 5% de personas que no se rinde y por eso estamos convencidos que si decides prepararte a una oposición lo conseguirás sin lugar a dudas. Llegados hasta aquí te invitamos a que eches un vistazo en nuestra academia de oposiciones y puedas escoger esa oposición para la que únicamente tendrás ojitos. ¡Adelante!

    Icono info

    Recibe información gratis

    Hay una plaza con tu nombre y quieres llegar hasta ella. ¡Hazlo a tu ritmo!

    ¿Quieres formarte con nosotros?

    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Comparte:

    Sigue el flou

    aprobar-oposiciones

    Aprobar oposiciones maestros a la primera: estrategias y consejos clave

    Aprobar las oposiciones de maestros a la primera puede ser un desafío, pero con una planificación adecuada y dedicación, es...

    bolsa-adif

    Adif bolsa de empleo: oportunidades y requisitos

    ¿Cómo hacer para trabajar en Adif? Podrás acceder al equipo ferroviario presentándote a una de sus OEP, cuando se abra...

    meritos-oposiciones

    Méritos en oposiciones: maximiza tus posibilidades de éxito

    Una vez hayas superado los exámenes de un proceso selectivo, puede que te encuentres con una fase de concurso, en...

    cuantas-horas-estudiar-dia-oposiciones

    ¿Cuántas horas estudiar al día para una oposición?

    Las oposiciones son un desafío significativo en la vida de quienes desean incursionar en una carrera pública. Estudiar para superar...